Balbuceos postreros del poeta chileno Hans Paul Manhey

Literatura
octubre 10, 2019

Nebulosos decires

 

Lo evidente y lo oculto,

lo cierto y lo dudoso, las luces y las sombras,

tu mirada y la mía;

dos caras del espejo que une y nos separa.

Tus ambiguas palabras no dicen lo que sientes.

Mis versos se diluyen en burdos artificios.

Indecibles, las voces

enhebran filigranas de intrincadas falacias.

Tus ojos y tus labios desmienten tus promesas.

Los ecos de mi canto permanecen vacíos.

El nombre de la rosa  nos dice algo distinto

antes de marchitarse.

Mis estériles versos se quedan en palabras

aunque marquen un ritmo y suenen melodiosos.

Ingeniosa sintaxis, metáforas sublimes

no logran atrapar lo que bulle en mi pecho.

Lo que digas o calles,

lo que quede plasmado en pálidas cuartillas,

lo que algunos aplaudan, por gesto solidario,

es sólo vaniloquia, diestro malabarismo.

A menos que de pronto provoquen en un rostro

una furtiva lágrima.

A menos que se abran, generosas, las manos;

A menos que remuevan las dormidas conciencias.

A menos que le entreguen a las almas sedientas

el agua de la vida,

que pugna por brotar de sus propias vertientes.

Entonces, solo entonces, tus palabras, las mías,

se colmarán de luz.

El círculo fraterno se encenderá encantado

ante el sumo prodigio del germinar poético.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *