Cien sueños, un poema de Astro Damus

Literatura
noviembre 21, 2019

Cien sueños

Por Astro Damus

Humareda río,
peste de cien sueños
que contaminan el cartílago
de una voz en masa que dice:
¡Estamos hartas!

Pero la gente ya está hecha
con la misma materia del ruido.

Los oídos enmudecidos.
Las caras como polvo.
Un cuerpo más vuelto
gajo de miseria
es olvidado.

La nota roja pone:
“Este cuerpo jamás existió.”

Sube y baja
Sube baja.

El grito anémico de una mujer
menstrua cien sueños
implumes en los nudillos
de un hombre sin rostro.

Sube y baja
Sube y baja.

La mujer de los ojos rotos
vio entrar entre sus piernas
la daga con piel ensangrentada
de una sombra en un taxi.

Baja
en la cumbre de una
montaña de basura
la bolsa negra donde
se pudren cien sueños
amputados de una niña.

Baja
la arrugada mano
de una anciana
con la pelvis desollada
de sus cien sueños de anís.

SUBE
la cólera como una termita con alas.
El asiento trasero del coche se repliega
en el retrovisor de una mirada
donde aparece el cuerpo
de una joven tapándose los pies.

¡Vete! No hay oxígeno aquí…
Su carne desaprende las horas.
Todo en un instante se vuelve oscuro.
La tarántula de una mano se trepa a su falda.

A la vuelta de la esquina,
Ella desaparece.

SUBE
su nombre en los muros,
sobre el espejo de las calles
donde no hay más reflejo
que el del silencio.

Ella desaparece.
Nadie dice nada.

Una mujer repite su nombre.
Otra, lo calla.

Estamos vestidas así porque queremos.
La noche no es la duermevela
de cien de nuestros sueños
abultados bajo las medias.

La trombosis de una histeria
tapa la circulación del tráfico.
Miles de gritos contra miles de pitidos de auto.
“¡Pinches locas! Lo que diera
por llevarme a una entre las llantas…”

SUBE
El cuerpo arrollado de una estudiante.
Rodó y rodó y rodó
la lechuza de cien plumas
que arropaba en su corazón.

SUBE
Al ángel desnudo que vela
la ceguera de esta ciudad cíclope.
Rompe con cien sueños los parabrisas
de hombres de papel.
Destroza el vidrio de la palabra
que busca mantenerte frágil
en su estante…

Baja
a la tumba de un manglar
lleno de hadas sin nombre.
Ya les han arrancado la voz.

La nota roja pone:
“ángel vandalizado,
el aullido menstrual de cien sueños
jamás existió…”

 

 

Astro Damus es una escritora nacida en la CDMX. Estudió Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Cuenta con un poemario llamado Noche sin Fin publicado por Ediciones A My Me Vale Verga (AMMVV) y está elaborando otro poemario que lleva por nombre Sueños de la Urbe. Actualmente se encuentra gestando junto con otros poetas un proyecto llamado Los Deambulantes, el cual busca llevar la poesía y toda manifestación artística de artistas mexicanos independientes a diferentes lugares de la Ciudad de México.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *