Escribir es crear conceptos: Suicidio online, un relato de Marlene Amaya

Literatura
noviembre 27, 2019

¡Escribir es crear conceptos!

Suicidio online

Por Marlene Amaya (Guionista / Espertanto)

Roberto, un sociópata con alopecia, condición que solo provocó la burla de sus compañeros en la escuela y el bullying de frente, cada vez más y más fuerte conforme iba pasando a los siguientes ciclos escolares.

Una tarde al salir de la institución es obligado a presenciar la violación de la chica que le gustaba desde que empezó la secundaria. Mientras abusan de ella le dicen que nunca podría conseguir a una chica así y que jamás alguien se fijaría en un fenómeno como él. Esto causó su depresión prolongada e interminable seguida de una ira que en un principio estaba contenida, y que después se convirtió en gran sed de venganza.

El hombre con alopecia crece y dirige FreeKiss S.A, una empresa de tecnología que crea sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles. La plataforma y la manera perfecta para ejecutar el siguiente e innovador proyecto con ayuda de su gran equipo de trabajo.

La operación consiste en entrar a la red y al sistema de su secundaria para contabilizar los alumnos inscritos que han pasado por ahí desde que se graduó y pasó a la preparatoria. Luego, habría que obtener la mayor cantidad de datos, correos, teléfonos, redes sociales, direcciones, expedientes, todo.

Roberto ejecuta el plan y luego de que todo está listo, crea un sitio web de citas para hombres que quieren conseguir sexo real e inmediato. La página tiene un blog, sus respectivas redes sociales y una aplicación descargable para celulares y tabletas electrónicas. Esta empieza a darse a conocer casi de manera instantánea, se vuelve una tendencia mundial gracias al gran número de desequilibrados, depravados y precoces adolescentes suscritos.

El dueño de FreeKiss, monitorea y manipula los comentarios, los chats, y las reacciones virtuales para citar a los adolescentes en un punto estratégico donde se verían con las chicas, quienes les cumplirían todas sus perversas fantasías. Cuando llegan al sitio que luce como cuarto privado de table dance iluminado con luces rojas tenuessale una chica sexy de cabellera dorada que porta una máscara de conejo mientras hace un extraño y oscuro baile erótico seguido de salvajes apuñaladas que ejecuta a cada uno de los chicos adolescentes en nombre de quienes en el pasado le hicieron tanto daño al perturbado Roberto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *