Ciclo de literatura peruana: JHONATAN RAMIREZ HUERTA

Literatura
mayo 11, 2020

La última mortaja

 

Por Jhonatan Ramírez Huerta

Sentado en un sillón de felpas negruzcas, iba palpando lentamente la fina textura de dicha butaca. Bebía la última copa de vino, y el cigarrillo ya consumado acompañaba el momento silencioso en su alcoba.

Avizoraba una y mil veces, las hojas de malva que había en su jardín, a través del cristal del ventanal y las persianas grises. El vendaval nocturno dando flagelos nostálgicos de neblina, que el invierno traía consigo en sus entrañas, no le dejaba notar con claridad las hojuelas verduzcas de aquella herbácea.

Otras veces sus pensamientos eran devorados por la trágica muerte de su joven esposa Frida. La imagen de su rostro, agonizando dolorosamente y buscando abrazar los pórticos de la muerte, todavía estaba presente en sus pupilas, ya cansados de tristeza.

Todavía sentía el latir del corazón de Frida, ya herido, en su pecho. La sangre que recorría manchando su camisa estaba aún en sus recuerdos.

Empuñando con tal energía, su mano derecha. Exaltado se fue dirigiendo hacia el cuadro de acuarelas, que aun tenía guardado la imagen de su amada Frida.

—¡Mi Frida, te echo de menos! ¡Mi alma cruzará las fronteras del infierno para vengar tu muerte —balbuceaba Padilla enérgicamente.

De pronto, el sonido intenso del móvil telefónico sucumbió tal acontecer. Era el capitán Alarcón. Justo Padilla tomó de prisa su sombrero oscuro y su gabán. Cruzó la menoscabada puerta para marchar a su centro de trabajo.

La casa quedaba en custodia de Plutarco. Ladridos monó-tonos y fuertes se oían con intensidad a través del balcón, al cruzar la rambla de aquel lugar.

—¡Otra vez tarde, Padilla! ¡Tienes miles de casos qué atender! Usted es el mejor agente que tengo en los casos de criminalística. Si sigue llegando tarde, me veré obligado a cambiarlo de puesto. Vamos, hombre, supere la muerte de su esposa —exclamó el capitán Alarcón enérgicamente.

Justo Padilla comenzaba a atender una larga fila de casos, en los cuales había similares a lo que le sucedió aquella vez en la calle de Miraflores.

Sentía mucho odio y repugnancia por los acusados de hechos criminales. No obstante, cada caso que atendía era resuelto satisfactoriamente. Por ello fue reconocido hasta por el mismísimo presidente de la República, quien premió su eficaz labor. Los ciudadanos atendidos por aquel agente policial, quedaban agradecidos por su destreza. También los medios de comunicación lo nombraban muchas veces como el agente policial del año.

Por su parte, los implicados en los casos del crimen le tenían mucha aversión. Esto no le causaba temor a Justo. Se dirigía con mucha serenidad y calma por los bares y cafés de la ciudad de Lima. Con lentes oscuros, sombrero negro y con su gabán de siempre.

Pocas veces iba a su casa hacienda en Cañete, que su padre le había dejado en herencia. Su oficio le tenía muy ocupado.

Un domingo de julio las portadas de los diarios describían detalladamente los hechos de muerte y la desaparición de las personas implicadas en cada crimen.

Los ciudadanos con la felicidad y satisfacción en sus rostros, vociferaban en las calles a través de los medios de comunicación:

—¡Que mueran todos los asesinos! ¡Al fin hemos sido escuchados!

—¡Me parece muy bien que los homicidas pasen por eso!

Justo Padilla, atormentado aún por la muerte de su esposa Frida y los casos sanguinarios que atendía, se sentía muy agitado y extenuado.

Cada vez que ingresaba a su casa, las penumbras del pasado se apoderaban de su cuerpo y alma. Arrojaba sus guantes de terciopelo negro al piso, y varios trozos de carne al cuarto donde Plutarco esperaba ansioso para devorárselo de inmediato.

La investigación policial, por las muertes y las desapariciones de los asesinos, ya arrojaba algunas pistas de quien podría ser el culpable de las acciones sangrientas.

Olores nauseabundos de sangre humana ya putrefacta, que salían de una casa hacienda, alertaron a algunas personas del lugar, quienes dieron anuncio a la policía. La investigación policial no tenía algún efecto aún, debido a ciertas contradicciones entre los testigos del mortal acontecimiento.

Justo Padilla necesitaba descansar y decidió irse unos días de vacaciones. Llegaba con la melancolía de siempre al término de su viaje. La tristeza no se borraba aún de su rostro.

Agentes policiales rodeaban su lúgubre casa. Justo quedó sorprendido entonces. Cuando se iba retirando lentamente por una calle, de pronto una voz enérgica lo detuvo:

—¡Justo Padilla, no se mueva del lugar! ¡Queda usted detenido en nombre de la ley!

El reconocido y querido agente policial se encontraba dando su manifestación (en esta ocasión como detenido y presunto sospechoso) a los efectivos castrenses, por encontrársele varios cuerpos mutilados en los distintos lugares de su hacienda. Esos cadáveres pertenecían a los acusados de asesinatos.

La tormenta de Justo Padilla fue en aumento. Hoy entre rejas y en prisión, los ciudadanos agradecidos de su labor policial salieron en marcha a las calles por su liberación.

Sin embargo, los familiares de los asesinos muertos y mutilados, cuyos restos se hallaron en la casa hacienda de Justo Padilla, estaban muy insatisfechos por seguir viendo con vida al ex agente policial, quien se hallaba en el sanatorio de la prisión por problemas mentales y de corazón.

La justicia se convertía en una tormenta sin explicación. El capitán Alarcón estaba a cargo de la investigación. Se encontraba recogiendo más pruebas en la casa solitaria y triste de Padilla. El cuadro de acuarelas de Frida tirada por los suelos, con tres agentes policiales sosteniendo a Plutarco —un enorme y robusto perro que tenía el hocico bañado en sangre—, y la camilla vacía donde el cuerpo de Justo Padilla dormía, hacían sentir su ausencia. De pronto el capitán Alarcón ingresaba al final de un cuarto deshabitado de Justo Padilla, y se dio con una sorpresa.

Vio el cuerpo de una mujer ya muerta, embalsamada y envuelta delicadamente con una mortaja blanca. Y una hoja en su pecho que tenía un escrito a mano:

“Capitán Alarcón, tantas veces trabajando conmigo y no supo que yo era el asesino de mi esposa Frida. El trágico accidente solo fue un invento mío. Todos creyeron en aquel embuste. Ahora cuando se entere de mí, solo verá mi cuerpo envuelto con la última mortaja que tenía preparado para mí, en algún pasillo del sanatorio de la prisión, donde ya no estaré jamás. Atentamente su mejor agente policial en criminalística, Justo Padilla”.

Ayapa p’achan

 

 Hatun yana tiyanapi tiyachkan. Hapipayachkan, allillamanta, chay sumaq tiyananta. Waqtaykun vinota, hinaspa sigarrunta pitaykuspa, husninta qawarin. Sapallanmi rikurpikun, mana piniyuqmi kachkan.

Chaynam qawapayan wasinpa hawanpi wiñaq malwa yurapa rapinkunata. Wasinpa qawarinanqa qispimantam, sumaq achalakuna chaypi warkurayachkan, chaynintam payqa qawarichkan malwakunata. Supay tuta wayram waqtachkan tukuy imakunatapas; pacha phuyupas yunkakunamanta siqamuchkan llakirinapaq ima. Chaymi payqa mana allintachu qawan qumir malwa yurakunataqa.

Huktawan yuyayninkuna umanpi kachkan. Nisyu llakisqan kachkan, Warminmi wañurqun, sipasllaraq kachkaspan. Fridam warminpa sutinqa karqa. Manam qunqariyta atinchu imatapas. Warminpa uyantan rikuchkan umanpi. Llakikuypaq nisyu llakisqa uyanta, wañurayasqantapas yuyarichkan.

Yuyayninpiqa warmipa sunqunpas kawsarichkanraqmi, tumpallatapas kawsarichkanraq warminpa sunqunqa. Yawarpas mayu hina suchurichkanraq, unkunta pukayachispa.

Fridapa phutunmi pirqapi warkurayachkan. Chayta qawarispa, payqa phutuman asuykun, tukuy kallpanwan takata alliq makinwan hapirispa.

—¡Fridachallay! ¡Yuyarichkaykiraqmi! ¡Manapunim qunqaykichu! Almayqa uku pacha ukukamapas rinqa, chiqatapunim sutinchapusqayki —chaynata tukuy chiqniyninwan rimarispan Padillaqa Fridapa phutullantaña qawapayan.

Chayna kachkaptin, qunqaymanta chillikun chillillinyayta qallarin. Capitan Alarcónmi waqyamuchkan. Chayraykum Justo Padillaqa, yana luqunta hapispa, llukullaña lluqsirpin. Wasinmanta lluqsispan llakaq rin.

Justo Padilla llamkaqptinqa wasinta Plutarcom qawan. Allqupa wanwanyaynillanmi uyarikun wasinpi mana pipas kaptinqa.

—¡Ñam unayña! ¡Yapamanta chayraq chayarqamunki, Padilla! ¡Achka achka ruranaykikunam kaypi kachkan! Qammi llapan llamkaqmasiykukunamanta aswan allin llamkaq kanki. Qammi aswan allinta yachanki huchasapa runakunata tariyta, hapiyta; paykunamanta yachanki tukuy imakunatapas. Yapamanta unay-chakuptiykiqa ichapas huk masiykikunata rimapayasaq qampa ruranaykikunata ruranampaq. Chaynaqa qamqa manañam kaypiñachu llamkankiman.

—…

—Hawkallaña kapuy, Padilla, allin runa. Warmiykipa wañukusqanta qunqariyña, hinaspa qasillaña purikuy —chaynata nispan, rimaykun kachaku pusariq Alarconqa.

Justo Padillaqa huchayuq runakunata taripayta ñam qallarirqaña. Achka runakunapa huchallisqanqa kaqllapunim kachkan. Miraflores kikllupi rurasqanku hinapunim kachkan.

Justoqa nisyutam chiqnirin yana uma runakunata, millaypaqmi kachkanku llapan huchachisqa runakunaqa. Payqa chay runakunapa tukuy ima rurasqankuta watiqaspan allintapunim qispichin.

Paytaqa llapan llamkaq masinkunam chanincharqa, allinta llamkasqanrayku; hatun kamachiq, umalliq presidentepunim chanincharqa alli allinta rurayninkunata qispichimusqanrayku. Llaqtamasinkupas sumaqta paytaqa kuyarqaku, añancharqaku tukuy rurasqanta qawaspa. Willakuykuna qillqaq wasipipas aswan Justo Padillamantallañam rimarqaku: Justo Padillaqa llapan kachakukunamanta aswan allin, yuyaysapa kachkan, nispanku.

Yana uma huchayuq runakunañataq Padillataqa aswan chiqnirqaku. Justoqa manam paykunataqa manchakurqachu: imatapas rimachkachunku, imatapas rurachkachunku, nispam nirqa. Payqa qasillapunim Lima llaqtapiqa purikurqa; kafiymanpas, machana wasimanpas, maykunamanpas hawkallapunim yaykurqa, yana rirpunwan, yana luqunwan, yana p’achanwan pacharisqa.

Manañam anchata rirqañachu hatun Cañetipi kaq asinda wasinmanpas. Chay wasintaqa taytanmantam chaskirqa manaraq taytan wañukuchkaptin. Manam Padillaqa kallpachakurqachu chay samana wasinman rinanpaq, achka ruranankuna kasqanrayku.

Huk domingo, julio killapi, llapan willakuy rapikunapa ñawpaq rapimpi, rimarqaku nakaq runakunapa, huchasapa runakunapa wañuyninmanta utaq chay yana uma runakuna chinkarisqankumanta.

Llaqta runakunañataq kusisqallana karqaku. Paykunaqa aswan allinmi chay yana uma, millay runakunaqa wañurqunku, nispanku nirqaku tukuy kikllukunapi, qatukunapipas runakunaqa kusisqa karqaku chayrayku.

—Allinmi, aswan llapallan nakaq runakuna wañuchunku. Kunanqa ñam uyariwachkanchikña —nispanku.

—Allinmi, allinmi wañuchkanku chay suwa, runa sipiq runakunaqa —chaynatapas nispanku.

Justo Padillaqa nanarisqa, llakisqa wasinman kutipun sapa punchaw. Ñawpa kawsayninta yuyarispan aswan llakikun. Maki qaranta pampaman wischuykuspa, Plutarco allqunman aychata qaraykun. Chay allqunqa yarqayllamantaña suyan payta.

¿Pitaq chay runakunataqa sipichkan?, ¿pitaq chinkachichkan runakunata? Manaraqmi chaykunaqa yachakunchu. Ichapas kachakukuna tumpallatapas yachachkankuña.

Asinda wasinpa qipanpiqa supaytam asnayta qallarin. Ismusqa aycha hinam asnaykuchkan. Wañusqa runakunapa aychanmi lliw ismusqaña kachkan. Huk runakuna chayta musyaspanku kachakukunaman willaykunku. ¿Haykaptaq chay runakuna wañurqaku?, ¿pitaq sipichkan chay runakunata?, ¿imaraykutaq sipichkan? Manam pipas yachanchu imatapas.

Justo Padillaqa nisyu pisipasqan kachkan, chayraykum asinda wasinman samakuq rirqa. Wasinman chayarqun llakirisqa, sapa punchaw chaynallapuni sunqun kachkan. Runakunaqa uyanta qawarispa, llakipaqmi kachkan ninku.

Achka kachakukunam wasinman chayaptinqa kachkasqaku. Padillaqa chayta qawarispa, kachakukunata rikurquspa, kinrayman puriyta qallarin, manaraq pipas rikuchkaptin; amaña wasiymanqa yaykusaqchu, nispan. Chaynam allillamanta huk kikllumanña tikrachkaptin, huk runa sutinwan waqyaykun:

—¡Justo Padilla! ¡Suyaykuy! ¡Chayllapi sayariy! Qamtaqa kamachinapa sutinpim hapipachkayki.

Ñawpaqta kuyasqa, nisyu chaninchasqa kachakuqa kunan huchayuq hina kachkan. Paysi chay asinda wasinpiqa pampasqa yana uma, huchasapa runakunata wañuchispa. Achka runakunapa aychantam kachakukunaqa tarisqaku Padillapa asindanpi. ¿Paychus sipirqa llapan runakunata? Nispanku tapunakunku. Chay wañuchisqa runakunaqa kawsayninkupi sipisqaku huk runakunata, llapunkum huchasapa kasqaku.

Chaymanta, hapirquspanku, Padillataqa wanachina wasipim wichqarqunku. Chaypiñam kunan aswan wañurisqaña kachkan. Llaqtamasinkunataq, tukuy allin rurasqankunata yuyarispa, mañakunku kamachiqkunata Padillata kacharinankupaq: Padillaqa allin runam, payqa suwakunata, wañuchiqkunatam sipirqa, chay rurasqanqa allinmi kachkan, nispanku.

Wañuchisqa runakunapa ayllunkunañataq mana qasillachu karqaku. Paykunaqa Padillata chiqninku supayta. Wañuchunpas chay yana uma runaqa, nispanku. Padillataq kunan unqusqaña kachkan, umanmantapas, sunqunmantapas. Manañam allinchu yuyayninpas.

Kachaku kamachiq Alarconñataq mana imatapas intindinchu. ¿Padillachu sipirqa chay runakunata?, ¿imaraykutaq sipirqa llapallanta? Chaykunata tapukuspan, payqa yachayta munan. Hinaspa, Padillapa Limapi kaq wasinman rirqun. Chaypim Fridapa phutunpas pampapi wischurayachkan. Plutarco allqunpas awawyachkan yarqayllamantaña. Kimsa kachakukuna hapirqunku nisyuta wanwanyaptin. Chay allqupa simipas yawarchasqa kachkan, mancharikunapaq ima. Alarconqa imakunatapas maskayta qallarin wasi ukupi, hinaspa rikurqun huk kuchupi wischurayaq runata. Warmim wañusqa wischurayachkan, sumaq aya p’achawan pacharisqa. Chay warmiqa Fridam kasqa, Padillapa warmin; qasqunpi huk qillqasqa rapi ratasqa kachkasqa.

Alarconqa, mancharikun chay warmi ayata rikurquspa. Chaymanta chay rapita qawaykun. Makiwan huk runa chay rapipiqa qillqarusqa kaynatapuni:

“Tayta Alarcón, tukuy punchaw, sapa punchaw, qam ñuqawan llamkarqanki, achka watakunaña; manataq yachayta atirqankichu ñuqapa rurasqayta: ñuqam warmiytaqa sipirqani, hinaspa llullakurqani, payqa saqra karru tikrakuptin wañukurqa nispay. Llapaykichik chaytaqa iñirqankichik. Kunanqa, kay rurasqayta yacharquptiyki, manañam tariwankiñachu, wañusqañam kasaq ñuqapas, kay wanachina wasipim sipikusaq kikillay, manañam kawsakuyta atinichu. Tayta Justo Padilla”, chaytam likarqun Alarconqa.

JHONATAN ADDERLY RAMIREZ HUERTA: nació en Ancash, provincia de Antonio Raimondi, distrito de Chaccho, un 20 de mayo de 1989. Escritor y Poeta, Policía de profesión. Estudió Administración, Finanzas y Negocios Globales.
Publica su primer libro de poemas Amores, olvidos y lamentos, (Apogeo 2017), luego pública Confidencias en el tiempo, (Apogeo 2018- Narrativa breve). En el año 2019, publica su libro “Eclipse Otoñal” (Ángeles Del Papel Editores – Poesía).
En noviembre  del mismo año publica su libro “El Dandy de la Noche” ( Editorial Apogeo – Cuentos 2019).
Desde el 2018 produce y dirige el programa de Radio y TV; Confidencias en el Tiempo, un espacio cultural, artístico, literario y empresarial, a través de la señal digital de HCM Radio Tv. Fue Relacionista Pública en la Revista “La Voz Ausente”, una revista Social, Política y Cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *